Pesca Artesanal v/s Pesca de Arrastre.

 #OpiniónCrítica | Pesca Artesanal v/s Pesca de Arrastre.

Por Óscar Méndez Bernal*
Movimiento Por Una Vida Digna para Todos

¿Que está en juego tras la eliminación del mal llamado “arte de arrastre” en la pesquería de la jibia?

El miércoles 12 de septiembre se conoció que la Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura del Senado aprobó la Ley Corta de Pesca que presentó el gobierno de Sebastián Piñera y que busca modificar la Ley General de Pesca y Acuicultura en el sentido de terminar con la renovación automática y la perpetuidad de las licencias de captura del sector industrial, así como restringir las capturas de jibia solo a la línea de mano con potera.

La Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca), a propósito de esto, aseveró que «la sustentabilidad se asegura poniendo una cuota global bien determinada y garantizando que ella no se sobrepase. La pesquería de la jibia no tiene problemas de sustentabilidad, por lo que no se entiende que se quiera privar solo a un sector pesquero del desarrollo de esta actividad económica. La pesca industrial, única afectada con este proyecto, solo participa en la extracción del 20% del total de la cuota nacional de jibia, mientras que el 80% restante es asignado al sector artesanal, que históricamente no logra extraer la totalidad de su cuota establecida por el Comité Científico. Por lo mismo, esta restricción parece ineficiente”.

Los trabajadores de plantas faenadoras de productos marinos extraídos tanto por la pesca industrial como por la artesanal se han movilizado a propósito de este mismo tema, argumentando la eventual pérdida de plazas de trabajo. Por contraparte vemos a los pescadores artesanales que se han movilizado con tal de detener el veto presidencial para la puesta en práctica de dicha regulación, además de la amenaza cierta de que el Tribunal Constitucional (TC) intervenga nuevamente, como órgano inquisidor, atentando contra toda demanda social.

Es importante señalar que en materia de sustentabilidad y gobernanza pesquera, los diversos gobiernos tanto de la Nueva Mayoría como el actual, han profundizado en medidas que aseguren la ganancia de las grandes empresas pesqueras, con tal de cumplir con los acuerdos de exportación; ya sea prohibiendo la extracción de pesquerías, limitando la captura año a año (ley de límites máximos de captura por armador LMCA; 2013) lo que reducía año a año la capacidad extractiva de los artesanales o derechamente limitando el territorio donde se puede pescar en desmedro de los pescadores artesanales por medio de condiciones impuestas en los permisos de pesca, Registro Pesquero Artesanal (RPA) y/o rematando al mejor postor zonas de pesca a industriales.

La ley de la industria pesquera.

Como corolario; una nueva modificación en el primer gobierno de Sebastián Piñera, la mal llamada ley Longueira, pues esta no hace más que parcelar el mar y asegurar la extracción depredadora para la gran industria. Es de público conocimiento las influencias que la industria pesquera ejerció, vía sobornos, pago a senadores y diputados, lobistas y jefes de bancada, para beneficiar a 7 grandes familias de la industria pesquera nacional.

Los efectos tras la implementación de estas políticas pesqueras vulneran el derecho al trabajo para los artesanales y el derecho a la soberanía alimentaria de toda la población. Pues la mayoría de las pesquerías extraídas hasta hace 10 años están ausentes de la dieta de nuestra juventud… lo que anteriormente era una comida común, hoy es un lujo.

Por tanto los dichos del presidente de SONAPESCA solo corroboran la necesidad de eliminar el arrastre de Chile y dar prioridad a cooperativas de extracción, faenamiento y exportación de productos del mar, hoy en manos de industriales; como elementos centrales de una nueva política pesquera. Es decir, que la sustentabilidad sí esta en juego al momento que los permisos de pesca han estado a perpetuidad a los industriales, sin ningún miramiento ni siquiera científico; y que el 80% de la captura de la jibia por parte de los artesanales con línea y potera ha permitido su extracción sustentable, a diferencia de lo que ha sucedido desde la década de los 80´con pesquerías como la del jurel, la merluza común, entre tantas otras que llenaron los bolsillos de la oligarquía neoliberal.

Con todo la FAO corrobora, por medio de una evaluación y sugerencias que hace a la ley de pesca en vigencia; algunas apreciaciones aquí contenidas.

En ella se plantean, entre otras sugerencias:
El informe enfatiza que la actual Ley de Pesca debiera incorporar elementos que apunten a la sostenibilidad ambiental, económica y social, como balance al énfasis que tiene en la sustentabilidad biológica del recurso pesquero. En el mismo sentido, se recomienda incorporar las diferentes dimensiones del concepto de Enfoque Ecosistémico de la Pesca (EEP), como la dimensión social, económica, ecológica e institucional para lograr la sostenibilidad integral de las pesquerías y sus ecosistemas.
FAO recomienda reconocer los derechos de acceso de los pueblos originarios a los recursos pesqueros, incluido su manejo y conservación, así como fomentar su participación sin detrimento de los derechos que legalmente corresponden a otros usuarios.
Como podemos observar la pesca de arrastre existente en la ley de pesca, no solo de la jibia sino que en casi todas las especies, vulnera la sostenibilidad ambiental, económica y social de los trabajadores de la pesca y los pueblos de Chile, además de dañar el medio ambiente como lo hemos observado, como ejemplos, en todo el litoral central y el archipiélago de Chiloe recientemente, con la consecuente desaparición de diversas especies.

Es de suma urgencia que el desarrollo de la pesca artesanal llevada a cabo por 86.825 pescadores, 24% (20.421) corresponde a mujeres y el 76% (66.404) a hombres; tenga como pilares la eliminación del arrastre de todas las pesquerías (como en Venezuela) y la potenciación de las organizaciones de trabajadores en los diversos eslabones de la cadena de producción pesquera. Asegurando así trabajo, sustentabilidad ecológica y derecho a la alimentación.

Para que ese mar en el que tranquilo te bañas…de verdad prometa un futuro esplendor.

Valparaíso, Enero 2019.

*Óscar Méndez Bernal, es actualmente profesor de Historia, dirigente del Sindicato SUTE de Valparaíso y ex Secretario del Sindicato SITIMUS, del Muelle de la Sudamericana en Valparaíso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *