40 AÑOS DE PREVISIÓN SOCIAL PRIVATIZADA

40 AÑOS DE PREVISIÓN SOCIAL PRIVATIZADA

Por Fabián Caballero
Vicepresidente de Formación Sindical CUT

Ya próximo a cumplir 40 años, el sistema privado de pensiones AFP, no sufrirá modificaciones estructurales en el proyecto de ley enviado al Congreso en octubre de 2018 por Sebastián Piñera. El eje central de la reformano son más que medidas preventivas y correctivas paradar continuidad y sobrevida al sistema, asegurando quelos futuros ahorros previsionales de las próximasgeneraciones de trabajadores sigan enriqueciendo elnegocio especulativo.La propuesta contiene la misma lógica privatizadora dederechos sociales del proyecto del gobierno de la ex presidenta Michelle Bachelet del año 2017, ambas propuestas no cuestionan el fondo ni el centro delsistema de AFP, menos proponen su reemplazo. Aquel proyecto de la Nueva Mayoría le resta margen de críticaen la actualidad a los denominados parlamentarios deoposición, pues fue su propio gobierno el que tampocoquiso avanzar hacia un sistema de seguridad social decarácter integral.El proyecto de Piñera expresa la misma y subordinadadisposición que todos los gobiernos han tenido paraseguir legislando a favor del empresariado y rentabilizarsus negocios a través de los aportes de los trabajadores.La actual iniciativa no cuestiona las AFP, sino todo locontrario, las refuerza, las legitima y las consolida.Sebastián Piñera coloca énfasis en las bajas pensiones, pero evita señalar que el propio sistema se reproduce através de esa lógica. La propuesta plantea el ingreso denuevos “competidores” al sistema para reducir loscostos de administración dicen, como si lalibrecompetencia fuese garantía de una justa distribución dela riqueza nacional.Como si se tratara de un sistema insolvente e incapaz degenerar utilidades, la propuesta establece que el Estado

debe seguir subsidiando a las AFP con millonarios aportes públicos generados con impuestos de todos los chilenos. De esta manera el empresariado especulativo seguirá beneficiándose del sistema a través de dos vías: por los aportes de los trabajadores y por los subsidios del Estado. Los trabajadores y el Estado nunca han podido disponer de los cuantiosos recursos acumulados en las AFP, ni para seguridad social, -en el caso de los primeros-, ni para el desarrollo del país, -en el caso del segundo-, aspiración que tampoco será posible en esta nueva reforma.La mayor preocupación del gobierno en el proyecto son las pensiones básicas solidarias y el aporte previsional solidario, modalidades que cobijan al 60% de los jubilados financiados por el Estado a pesar de ser cotizantes del sistema de AFP, en consecuencia, las Administradoras seguirán ocupándose en financiar sólo al 40% de la población en edad de jubilar, con pensiones muy por debajo de lo que se requiere para sobrellevar una vejez digna. Si el énfasis del Gobierno será únicamente el pilar solidario, podemos leer entre líneas entonces, que los bajos salarios y los índices de cesantía, seguirán su actual tendencia al alza por mucho tiempo.En los últimos años, una serie de movilizaciones han surgido en torno a la recuperación de los derechos sociales privatizados, pero gran parte de esas movilizaciones han servido de base electoral para instalar más representantes de la burguesía en el parlamento ¿el propósito? debilitar las demandas,convertirlas en iniciativas vacías de contenido y desprovistas de orientación política.El contrabando ideológico en este debate es uno de los aspectos más graves y peligrosos, pues gran parte de las nuevas generaciones no cuestionan lo neoliberal de la economía, lo antidemocrático de la política y el carácter excluyente y privatizador de los derechos sociales.Politizar todo el debate social para buscar el origen de nuestros problemas, identificando y denunciando a los sectores económicos y políticos que se benefician connuestros problemas, sigue siendo la tarea central.

¡¡A luchar por un sistema de seguridad social integral, público, de reparto y aporte tripartito!!

Publicado en «El Despertar de los Trabajadores» en Enero de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *